Desde este nuevo blog podréis conocer muchas cosas relacionadas con el Medio Ambiente: cómo caminar por la montaña, rutas de senderismo, curiosidades de flora y fauna, experiencias y anécdotas vividas... y un sinfín de ideas útiles que nos brinda cada día nuestra Naturaleza.

miércoles, 25 de abril de 2018

Calisto te explica

Las fallas

No nos estamos refiriendo a ninguna festividad valenciana, no. Las fallas son estructuras tectónicas que nos podemos encontrar en el monte si vamos atentos y paseamos por el lugar apropiado. 

Tenemos la idea de que las rocas son algo rígido e inamovible, pero lo cierto es que cuando miramos a escalas temporales más amplias, y pensamos en las enormes presiones y temperaturas que pueden originarse por la acción del movimiento de las placas tectónicas, las rocas pueden mostrar comportamientos curiosos. Cuando dos placas se empujan entre sí, algunas rocas pueden comportarse como si fueran material plástico (algo así como la plastilina) y se doblan formando pliegues. Sin embargo, las rocas, como todo el mundo, tienen sus límites, y cuando las presiones son demasiado grandes o el material es demasiado rígido, los materiales se fracturan y se parten. Para que te hagas una idea, imagina que sostienes una regla de plástico con un extremo en cada mano, y empiezas a apretar. Al principio, la regla se curva, pero si aprietas lo suficiente, se romperá.







Cuando las rocas se rompen, tenemos una falla. Los geólogos han puesto nombres a sus distintas partes, como el plano de falla, el buzamiento o los labios (cada parte del terreno que queda a los lados del plano de falla). También distinguimos varios tipos de falla, que puedes ver en el esquema del dibujo: las fallas verticales o directas se forman cuando las placas se relajan, y las inversas (que se llaman así porque colocan materiales antiguos encima de los más modernos, lo contrario de lo que es normal) cuando se aprietan entre sí.